Revolución

22 09 2010

Revolución

Foto: (cc) davesag

La sala de clases estaba abarrotada. Apenas cabíamos y el murmullo incansable de las especulaciones de lo que se venía, hacía más irrespirable el ambiente. De pronto se produjo un silencio y todos miramos hacia adelante. El que todos llamaban Juancho tenía su mano izquierda en la rueda gigante y apoyándose con rabia la hizo girar. La ruleta de la revolución giró 3 veces para detenerse lentamente en la palabra «PAZ». Todos nos miramos llenos de incredulidad. Fue ahí cuando los disparos comenzaron.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License

Anuncios




La Vidente

6 09 2010

Tarot

Foto: (cc) Woody शक्ति Shakti

Esa noche soñó con su propia muerte. Horrorizada miró el fondo de la taza de café turco que había desayunado, los granos aun húmedos daban cuenta de un certero futuro de corto plazo. Corrió en busca de un tarotista imparcial, pero la suerte no fue distinta. Agotada se detuvo y miró sus manos. Se dio cuenta que nunca les había prestado atención, su línea de la vida estaba extrañamente entrelazada por la línea del corazón. Levantó la vista para encontrar la de él, su corazón saltó alegre en un ritmo inusitado e irregular para luego dejar de latir para siempre.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License





De 7 a 9

31 08 2010

Nueva Ley

Foto: (cc) Piratex

Eran las 7 de la mañana y al despedirme le dije que la amaba sin siquiera pestañear. A las 8, con un abrazo, les aseguré que me encargaría personalmente de su caso. Nunca creí que mentir y engañar podrían transformarse en una profesión, sin embargo aquí estoy, haciendo lo que me resulta más fácil y con un cheque a fin de mes que corrobora un trabajo bien hecho. Eran las 9 y me acomodé en mi sillón, levanté mi mano y dije en voz alta «A favor», con esto ya teníamos una nueva ley de la república.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License





Fin

27 08 2010

Fin

Foto: (cc) la.furia

Me escupiste todas las palabras más hirientes y crueles, como enterrándome mil hermosos puñales que dolían como los más oxidados. Salí sin abrir la boca, pues sabía que ya nada de lo que dijera tenía efecto en ti. Hacía tiempo que la vida nos había volcado a decirnos odiosidades y a olvidar lo que nos puso uno junto al otro. Busqué mis cigarros y sentí el frío metal del arma en el bolsillo, me había acostumbrado a su peso y había olvidado que la tenía. La acaricié en silencio y decidido volví a entrar. Luego escuché el tiro como a lo lejos y sonó repetidamente como un eco dentro de mi cabeza, más no sentí dolor. Desde el piso mis ojos seguían abiertos y te vi. Te vi encender los cigarros que no encontré como si fuesen un arma y te vi, a pesar de todo, te vi llamándolo a él.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License





Berlín

25 08 2010

Berlín

Foto: (cc) Arty Smokes (deaf mute)

Llegó agotado a la esquina. Había dejado atrás a la vieja histérica, a los tres pacos y al par de transeúntes que habían intentado en vano darle alcance. Era su primer cogoteo y ahora miraba orgulloso su botín: una gargantilla brillante. Estaba seguro que Ronny le daría buena plata por el. Con eso alcanzaría para comprarle koyacs a todos los chiquillos del block. ¿Y a ella? pensó. A ella le compraría un berlín, porque eso era lo más cercano de lo que él imaginaba estaba hecho su corazón.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License





Pausa

16 08 2010

Pausa

Foto: (cc) MichaelKuhn_pics

Te vi entre la multitud y me acerqué cauteloso. Sin vacilar te tomé con mi mano y pude sentir tu calor en mis dedos. No pude evitar besarte suavemente como queriendo probar tu dulzura. Me respondiste con indiferente amargura, pero eso no me detuvo a tomarte con ambas manos y acercarte nuevamente a mis labios. Sentí tu calor invadir mis venas en un beso prolongado que me llenó de una energía inusitada. Al terminar te miré con nostalgia por verte agotada y consumida. Te dejé sobre la mesa y volví a mi asiento, el coffee break había terminado.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License





Olivia

21 07 2010

Olivia

Foto: (cc) batega

Olivia era una mujer bella, sobresaliente entre sus amigas. Ella lo sabía y hacía uso de su galanura con frecuencia para obtener lo que quería. La parte de su cuerpo que ella más admiraba era su ombligo. ‘Lo tengo precioso’ se decía diariamente, aunque nadie la escuchara. Le gustaba sacarse fotos y tocarlo suavemente, porque al rozar sus diminutos vellos sentía unas cosquillas que le provocaban más que risas inocentes. Lee el resto de esta entrada »