Berlín

25 08 2010

Berlín

Foto: (cc) Arty Smokes (deaf mute)

Llegó agotado a la esquina. Había dejado atrás a la vieja histérica, a los tres pacos y al par de transeúntes que habían intentado en vano darle alcance. Era su primer cogoteo y ahora miraba orgulloso su botín: una gargantilla brillante. Estaba seguro que Ronny le daría buena plata por el. Con eso alcanzaría para comprarle koyacs a todos los chiquillos del block. ¿Y a ella? pensó. A ella le compraría un berlín, porque eso era lo más cercano de lo que él imaginaba estaba hecho su corazón.

Compartir en Facebook

compartir en twitter

© JGL

Creative Commons License